El mundo es ansí



Como cada mañana, desde hace poco más de un año, disfruto mi café mientras reviso las noticias del periódico “El País” en mi ordenador. Hoy me ha sorprendido un artículo de David Alandete bajo el título de “ La era digital salva la pequeña librería ” donde, en una muestra de excelente periodismo investigativo, el cronista nos deja saber de la quiebra inminente de los supermercados del libro en Estados Unidos.
Primero Border’s y ahora Barnes and Noble. De esta última, no niego que me deja un gustillo amargo en la boca el pensar que pueda desaparecer el establecimiento en Coral Gables donde revisar estanterías mientras tomaba un cappuccino fue tantas veces mi escape de un día extenuante o de un mal momento doméstico.
Volviendo al artículo de Alandete, veo un halago a las pequeñas librerías pero también poca justicia al libro electrónico. Es que, con respecto a este tema, llevo escuchando testimonios de una resistencia al cambio en amigos, los medios de comunicación y los tantos expertos en estas tierras españolas que no escuché con tanta vehemencia al otro lado del charco. Como siempre ha pasado en la historia, esta resistencia es una patología compuesta de falsas percepciones, dogmatismos, dependencias, hábitos y miedo a lo desconocido, más intensa cuanto menos pragmática es la actitud del individuo. Y ya se sabe que pragmatismo y goma de mascar son dos inventos norteamericanos.
Argumentos de todo tipo han sido válidos hasta ahora. Que si el olor del libro de papel (como si leyéramos con la nariz), que si los electrónicos son muy caros (aquí pero no en USA, en Proyect Gutenberg- http://www.gutenberg.org/wiki/Main_Page -los clásicos son gratis), que si la piratería, que si la regulación digital (DRM), etc. Excusas torpes para los que no ven el cambio de un mercado de lectores y un modelo de negocio que se extingue delante de sus miopes ojos. Ni siquiera miran atrás, al reciente descalabre del mercado de la música y de la renta de video películas  a partir del surgimiento del DVD y de Itunes.
 Los beneficios del libro electrónico en precio, en accesibilidad, en ergonomía y en capacidad de almacenaje sin polvo en nuestros pequeños hogares son innegables. Están aquí y se han establecido en nuestras vidas, aunque algunos porfiados lo quieran negar. El resto es una perreta que no va a durar mucho tiempo.
 El principal problema ético para mí siguen siendo los autores, esos que al igual que en la industria del disco, son los que menos cobran. Los músicos se la siguen ingeniando para sobrevivir (o vivir de puta madre) con los conciertos, pero las tertulias literarias y las conferencias no producen ni remotamente los mismos ingresos. Y no me imagino a Pérez Reverte declamando las aventuras del Capitán Alatriste en el Santiago Bernabéu. Creo que hasta aquí llegó su patente de corso. La de este escritor y la de muchos otros.
 Me han dicho que algunos consagrados a golpe de talento o de promoción editorial se están planteando la posibilidad de utilizar la publicidad en sus libros para paliar sus menguados ingresos con la edición electrónica. Algo así como que Almudena Grandes obtenga una comisión si su Lulú y su Inés se visten de Zara y conducen un Audi. Sin comentarios.
Los ignorados, pero que escriben con aptitud, solo tendrán el beneficio mayor de todos para un creador: el de una publicación electrónica, fácil y barata que se disemina como el aire en este mundo, cada vez más global. Como diría Pío Baroja: El mundo es ansí.

Comentarios

JosEvelio ha dicho que…
Juan Carlos siempre rotundo y pragmático.Ante la selva de la tecnología de avanzada; veo que siempre estarán "el anima de las cosas"(porque el alma humana es plural y llena de senderos y atajos).Percibo la cohexistencia.La radio,la tv, el cine y hasta las lavandas de nuestros abuelos en las perfumerías y aún más, la palangana...siguen ahí.Y sobre todo darnos tiempo a los que por el arique y/o una economía en "cuerda floja" no nos globaliza
"ni el médico chino"
!!La tolerancia está a prueba siempre!!Un amigo me repite que los cubanos tenemos "un mapa de pobre en la cabeza"!Será verdad?!!Solo me queda el abrazo eterno de nuestra AMISTAD!!
Juan Carlos ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Carlos ha dicho que…
Querido Eve,
Por supuesto que si. El articulo de EL Pais habla de la desaparición de los supermercados de libros como Borders y de la REAPARICION de las pequeñas librerías, esas en las que el librero te encarga el libro y te trata como un amigo y eso se debe al libro electrónico.
Por tu comentario me doy cuenta que quizás mi articulo puede ser malinterpretado si no se lee el de El Pais que lo antecede . O quizás no me supe expresar correctamente, pues lo estoy dirigiendo a los mercaderes del libro y no a los lectores como tu y yo . A esos que solo publican lo que les da dinero sin importar la calidad. A los que no publican poesia porque no vende. A las grandes editoriales que se llevan junto con la imprenta el 95% del valor de venta de un libro. A todos ellos los afecta el libro y las EDICIONES electrónicas. !Y que viva la palangana!
Un abrazote
JC
JosEvelio ha dicho que…
!!Juan Carlos pero claro que entiendo!! y el que no entienda pues(que vuelva para la escuela). Lasdisqueras y editoriales sienten que tienen el terremoto en los cimientos de sus edificios!Entiendo!Es más pensando en voz alta; después que El Hombre viajó a Luna(y seguro puede ser un razonamiento simplista de mi parte),creo que el ADN y las computadoras son los grandes pasos científicos de la 2da mitad del siglo XX.Pero... esos insólitos avances son los que a larga generarán en ciertos "cerebritos"
el apego a las cosas antiguas y tradicionales(lo cúal hace más plural el horizonte de La Humanidad!!Y que Viva España y la Amistad!