Watch out Amy, back is BLACK!

En el 2006 le dió la vuelta al mundo una canción cantada por una inglesa muy peculiar. Se trataba de Rehab en la voz de contralto de Amy Winehouse. Back to Black era el segundo disco (después de Frank) de este nuevo talento que debutó con solo dieciséis años.
Confieso que en mi primer contacto auditivo con Amy me imaginé una afroamericana en el mejor estilo de Aretha Franklin o Etta James con un arreglo actual. No estaba lejos de la verdad. Amy no es negra pero el estilo se llama soul revival. Al ahondar en el tema, descubrí a Sharon Jones, que venía haciendo música en ese estilo desde la época en que Amy gateaba.
Hay puntos en común que comparten Amy y Sharon más allá del soul revival o la voz potente y grave: Para su segundo disco Amy, la drogadicta, tomó prestada la banda Dap’Kings, el acompañamiento habitual de Sharon, la oficial de la prisión de Rikers Island.
La diferencia marcada no es solo la edad sino el grupo étnico. Sharon es una negra del sur, de Georgia, exactamente igual que Little Richard, el verdadero rey del rock aunque el color de su piel le arrebató el título para dárselo a Elvis. La propia Sharon reconoció en una entrevista en el 2008 que los ejecutivos de las discográficas la han considerado demasiado negra y vieja.
Eso que esta dama es muy condescendiente en sus opiniones. Como cuando dijo que no hay nada negativo entre ella y Amy y le deseó que se recuperara pronto. O cuando se molestó al ver que en un cartel en Francia la llamaban reina del soul, título que ella considera único para Aretha Franklin (yo también, Sharon). 

Reinados aparte, a Sharon Jones le está llegando el más que merecido reconocimiento ahora que nos da su tercer disco “I learned the hard way”. A mí me ha puesto los pelos de punta como cuando escuché “Better things” hace cosa de cuatro años. Ahora Sharon aparece en los grandes periódicos como el New York Times, El País y la revista especializada de música Route 66. Su nuevo disco, de la mano de Bosco Mann /Gabriel Roth (el bajista de su banda de blancos) se vende como perros calientes. La negra salió finalmente del Black Cat de Washington DC al mundo.
La música de Sharon Jones es para mí mas adictiva que lo que sea que ha destrozado la carrera de la inglesa. El nuevo disco es una delicia a los oídos. Tiene razón Bosco Mann cuando dijo “Tocar con Amy esta fenomenal pero tocar con Sharon es una experiencia”.


Comentarios

Roger Rivero ha dicho que…
Buen dato, buenas melodias!!!